No es otra triste historia de amor

Javier Etchebarne ha encarado su camino dentro de la poesía como un constante desafío entre el concepto, la palabra y la comunicación.

En anteriores poemarios podemos descubrir tanto su sentido del ritmo, y sonoridad de la palabra como instrumento para desafiar una sociedad y deconstruir la propia estructura de los poemas.

A veces con ironía y otras con certeza de cirujano, nos controvierte, nos lleva a su mundo y muestra nuestros despojos y los suyos.

En este nuevo poemario reta y se desafía construyendo otro universo de palabras. Deja atrás “Desidia”, “Fábula de un hombre desconsolado”, sus geniales haikus que rompen con la ortodoxia japonesa logrando amalgamar la profundidad de lo oriental y de lo occidental, y nos presenta una petit nouvelle en clave de poesía.

El amor y el desamor bailan al son de los vaivenes de los protagonistas, el yo poético ama y odia, mujer y hombre se encuentran, se desencuentran en una construcción circular: “porque tú y yo me abandonan”,”…Me disgregué en palabras // y no volveré a unirme”.

El hombre duele, se duele: “…He decidido morir y renacer//solo para intentar desheredarte…”, o como nos grita en “Nudo de palabras”: “… Porque otra vez me diste la llave//pero cerraste por dentro//y yo quiero llevarte flores//a los cementerios de tu existencia.”.

Otro poema que nos inquieta es “Pemanencia” y quedamos en suspenso en un Epílogo que susurra un final abierto.

Javier Etchebarne evita con arte los lugares comunes, el llanto del desamor, y nos entrega esta nouvelle que exhibe el sentido último y existencial del amor.