«Amarga Misericordia» – Comentario de Teresa Porzecanski

Hay algunos, como el IIIXX que empieza “cuánto contenido lleva…” que conmueven por su nivel de abstracción y reflexión,y también el lento desplazamiento por esa “nada” que a menudo nos conmina. También “el primer muerto….” (poema XX). Y varios otros que demuestran que hay un giro en tu poesía, un giro hacia la auto observación, un detenerse mejor en los instantes y en lo que esos instantes generan en la sensibilidad. Un enlentecimiento de la mirada para detectar detalles (nada nimios) que revelan a veces la soledad, a veces la prisión, a veces el paso indetenible del tiempo, pero de una manera no manida. Un decir de humildad como si estuvieras al regreso de muchas complejidades pasadas que no dejaron más que rémoras.